Avisar de contenido inadecuado

Invocar el nombre del Señor.

{
}

 

INVITAMOS A TODOS LOS HIJOS DE DIOS ESCUCHAR LA PALABRA QUE TANTO NECESITAMOS YA QUE EN ELLA HAY ESPIRITU Y VIDA (JUAN 6:63) EN UNA RADIO ON LINE: www.radio920.com

UNA PALABRA DIFERENTE LLENA DE CONTENIDO Y REALIDAD, LE INVITO QUE PUEDA ESCUCHAR ESTA RADIO  HORA DE CHILE TODOS LOS DOMINGOS DESDE LAS 11:30 DE LA MAÑANA HASTA LAS 13:00 HORAS DEL MEDIO DÍA. NECESITAMOS DE LA PALABRA YA QUE ELLA ES UNA ESPADA DE DOBLE FILO QUE SEPARA EL ALMA DEL ESPIRITU, LA LUZ DE LAS TINIEBLAS, LAS COSAS CELESTIALES DE LAS COSAS TERRENALES, AMÉN.

INVOCANDO EL NOMBRE DEL SEÑOR

¿Cuál es el significado de invocar el nombre del Señor?. Algunos cristianos piensan que invocar al Señor es lo mismo que orarle a Él. Sí, el invocar es una especie de oración, pero no es simplemente orar. La palabra hebrea para invocar significa llamar a, clamar a, exclamar. La palabra griega para invocar significa invocar a una persona, llamar a alguien por su nombre. En otras palabras, es llamar a una persona, nombrándole audiblemente. Aunque la oración puede ser silenciosa, el invocar debe ser audible.

Dos profetas del Antiguo Testamento nos ayudan a ver lo que significa invocar al Señor. Jeremías nos dice que invocar al Señor quiere decir clamarle a Él y experimentar el respirar espiritual “Invoqué tu nombre, oh Jehová, desde el calabozo profundo; oíste mi voz: no escondas tu oído al clamor de mis suspiros (mi respirar)”                     (Lm. 3:55-56). Isaías también nos dice que nuestro invocar al Señor es nuestro clamar a Él. “He aquí, Dios es mi salvación; confiaré y no temeré: porque el Señor Jehová es mi fuerza y mi canción. Él se ha convertido en mi salvación. Por ello sacaréis con gozo agua de los pozos de la salvación. Y diréis en aquel día: Alabad al Señor, invocad Su nombre... Cantad al Señor... clama y grita, habitante de Sión; porque el Santo de Israel es grande en medio de ti” (lit., Is. 12:2-6) ¿Cómo puede Dios convertirse en nuestra salvación, en nuestra fuerza y en nuestra canción? ¡Como podemos sacar con gozo agua de los pozos de la salvación? La manera es invocar Su nombre, alabar al Señor, cantar un himno, clamar y gritar ¡Todo esto iguala al invocar que se menciona en el versículo 4!

 

INVOCANDO EL NOMBRE DEL SEÑOR EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

El invocar al Señor tuvo comienzo en la tercera generación de la raza humana con Enós, el hijo de Set (Gn. 4:26). La historia del invocar el nombre del Señor prosiguió a lo largo de la Biblia con Abraham (Gn. 12:8), Isaac             (Gn. 26:25), Moisés (Dt. 4:7), Job (Job 12:4), Jabes (1 Cr. 4:10), Sansón (Jue. 16:28), Samuel (1 S. 12:18), David              (2 S. 22:4), Jonás (Jon. 1:6), Elías (1 R. 18:24) y Jeremías (Lm. 3:55). Los santos del Antiguo Testamento no sólo invocaron al Señor, sino que también profetizaron que otros invocarían Su nombre (Jl. 2:32; Sof. 3:9; Zac. 13:9). Aunque muchos están familiarizados con la profecía de Joel respecto al Espíritu Santo, no son muchos los que han prestado atención al hecho de que el recibir al Espíritu Santo derramado exige que invoquemos el nombre del Señor. Por una parte Joel profetizó que las personas invocarían el nombre del Señor. Esta profecía se cumplió el día de Pentecostés (Hch. 2:17a,21). Para que Dios se derrame sobre nosotros se necesita la cooperación de nuestro invocarle a Él.

 

PRACTICADO POR LOS CREYENTES DEL NUEVO TESTAMENTO

El invocar el nombre del Señor fue practicado por los creyentes Neotestamentarios a partir del día de Pentecostés (Hch. 2:21). Mientras Esteban estaba siendo apedreado, él invocaba el nombre del Señor (Hch. 7:59). Los creyentes neotestamentarios practicaban el invocar al Señor (Hch. 9:14;22:16; 1 Co. 1:2; 2 Ti. 2:22). Saulo de Tarso recibió autoridad de los principales sacerdotes para atar a todos los que invocaban el nombre del Señor (Hch. 9:14). Esto indica que todos los primeros santos eran invocadores de Jesús. Su invocar el nombre del Señor era una señal, una marca de que eran cristianos. Si nos convertimos en los que invocan el nombre del Señor, nuestro invocar nos marcará como cristianos.

El Apóstol Pablo enfatizó el asunto de invocar al escribir el libro de Romanos. Él dijo “Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Ro. 10:12,13). Pablo también habló de invocar al Señor en 1 Corintios cuando escribió las palabras : “Con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro” (1 Co. 1:2). Más aun, en 2 Timoteo le dijo a Timoteo que siguiese las cosas espirituales con los que invocan al Señor con un corazón puro (2 Ti. 2:22). Podemos ver por medio de todos estos versículos que en el primer siglos los cristianos practicaban muchísimo el invocar el nombre del Señor. Por lo tanto, as lo largo del Antiguo Testamento como también en los primeros días  de la era cristiana, los santos invocaban el nombre del Señor. Cuán lamentable es que esto se haya descuidado durante tanto tiempo por la mayoría de los cristianos. Creemos que hoy el Señor quiere recobrar el invocar Su nombre y hacer que lo practiquemos para que disfrutemos las riquezas de Su vida.

 

EL PROPÓSITO DE INVOCAR

¿Por qué necesitamos invocar el nombre del Señor? Los hombres necesitan invocar el nombre del Señor para ser salvos (Ro. 10:13). El orar en silencio ayuda a las personas a ser salvas, pero no de una manera tan rica. El invocar en voz alta les ayuda a ser salvos en una forma más rica y más completa. Por eso, tenemos que animar a las personas a que se abran e invoquen el nombre del Señor Jesús. El Salmo 116 nos dice que podemos participar de la salvación del Señor invocándole a Él: “Tomaré la copa de salvación, e invocaré el nombre del Señor” (v. 13). En este salmo se menciona el invocar al Señor cuatro veces (v. 2,4,13,17). Como vimos antes, la manera de sacar agua de los pozos  de la salvación es invocar el nombre del Señor (Is. 12:2-4). Hay muchos cristianos que nunca han invocado al Señor. Si usted nunca le ha invocado o aun gritado ante el Señor es dudoso que haya disfrutado al Señor de una manera rica. “Invocad Su nombre... clamad y gritad...” (lit., Is. 12:4,6). Pruebe el gritar ante Él. Si usted nunca ha gritado acerca de lo que el Señor  es para usted, pruébelo. Cuanto más grite: “¡Oh Señor Jesús, eres tan bueno para mí!” más liberado será usted de su yo y más de lleno será del Señor. Miles de santos han sido liberados y enriquecidos mediante el invocar el nombre del Señor.

Otro motivo para invocar al Señor es ser rescatado de la angustia (Sal. 18:6; 118:5), de la tribulación (Sal. 50:15; 86:7;81:7) y de la tristeza y el dolor (Sal. 116:3-4). Personas que argumentaban contra el invocar al Señor se han hallado a sí mismas invocándole cuando estaban bajo ciertos problemas o enfermedades. Cuando nuestras vidas están exentas de problemas, podemos argumentar contra el invocar al Señor. Pero cuando lleguen las tribulaciones, no será necesario que nadie nos diga que le invoquemos, invocaremos espontáneamente.

También, el medio de participar de la misericordia abundante del Señor es invocarle a Él. Cuanto más le invocamos, más disfrutamos Su misericordia (Sal. 86:5). Otro motivo para invocar al Señor es para recibir el Espíritu (Hch. 2:17a,21). La mejor manera y también  la más fácil de estar lleno del Espíritu  es invocar el nombre del Señor Jesús. El Espíritu ya ha sido derramado. Simplemente necesitamos recibirle invocando al Señor.

Isaías 55:1 dice: “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y a los que no tienen dinero: Venid , comprad y comed. Sí, venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche”. ¿Cuál es la manera de comer y beber al Señor? El medio de hacerlo nos lo da Isaías en el versículo 6 del mismo capitulo: “Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano”. Así que el medio de comer el alimento espiritual para nuestra satisfacción es buscar al Señor e invocar su nombre.

Romanos 10:12 dice que el Señor de todo es rico para todos los que le invocan. La forma de disfrutar las riquezas del Señor es invocarle. El Señor no sólo es rico, sino que también está cercano y disponible porque es el Espíritu vivificante (1 Co. 15:45) como el Espíritu Él es omnipresente. Podemos invocar Su nombre en cualquier momento y en cualquier lugar. Cuando le llamamos, Él viene a nosotros como El Espíritu y disfrutamos de Sus riquezas.

Primera de Corintios es un libro acerca del disfrute de Cristo. En el capitulo 12 Pablo nos dice cómo disfrutarle. El medio de disfrutar al Señor es invocar Su nombre (12:3; 1:2). Cada vez que clamamos: “Señor Jesús”, Él viene como el Espíritu y bebemos de Él, el Espíritu vivificante (12:13). Si clamo el nombre de una persona y si ella es real, está viva y presente, esa persona vendrá a mí. ¡El Señor Jesús es real, está vivo y presente! Siempre está disponible. Cada vez que le invocamos, Él viene. ¿Quiere usted disfrutar de la presencia del Señor con todas Sus riquezas? La mejor manera de experimentar Su presencia con todas Sus riquezas es invocar Su nombre. Invóquele mientras conduce por la carretera o trabaja. En cualquier lugar o momento puede invocar. El Señor está cercano y es rico para usted.

También, mediante el invocar el nombre del Señor podemos despertarnos. Isaías 64:7 dice: “Nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para apoyarse en ti”. Cuando nos sentimos abatidos o bajos, nos podemos elevar y despertar invocando el nombre del Señor Jesús.

 

LA MANERA DE INVOCAR

¿Cómo deberíamos invocar al Señor? Debemos invocarle con un corazón puro (2 Ti. 2:22). Nuestro corazón, el cual es el origen de nuestro invocar, debe ser puro, no buscan do nada sino al Señor mismo. También debemos invocar con labios puros (Sof. 3:9). Debemos vigilar nuestro hablar, pues nada contamina tanto a nuestros labios como un hablar descuidado. Si nuestros labios son impuros, por causa de un hablar descuidado, nos será difícil invocar al Señor. Junto con un corazón puro y unos labios puros necesitamos tener una boca abierta  (Sal. 81:10). Necesitamos abrir ampliamente nuestra boca para invocar al Señor. Más aun, necesitamos invocar al Señor corporativamente. Segunda de Timoteo 2:22 dice: “Huye  también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor”. Necesitamos reunirnos con el propósito de invocar el nombre del Señor. El Salmo 88:9 dice: “te he llamado, Jehová, cada día”. Por esto debiéramos invocar diariamente Su nombre. Además, el Salmo 116:2 dice: “... por tanto le invocaré en todos mis días”. Mientras que vivamos, debemos invocar el nombre del Señor.

 

LA NECESIDAD DE PRACTICAR

El invocar el nombre del Señor no es simplemente una doctrina. Es muy práctico. Necesitamos practicarlo diariamente y a cada hora. Nunca debemos parar nuestro respirar espiritual. Esperamos que muchos más del pueblo del Señor, especialmente los creyentes nuevos, comiencen a practicar el invocar al Señor. Hoy día muchos cristianos han encontrado que le pueden conocer a Él, que pueden ser introducidos en el poder de Su resurrección, que pueden experimentar Su salvación espontánea y que pueden andar en unidad con Él invocando Su nombre. En cualquier situación, en cualquier momento, invoque: “¡Señor Jesús, Oh Señor Jesús!” si usted practica el invocar Su nombre, verá que es una manera maravillosa de disfrutar de las riquezas del Señor.

Esta palabra es dada por el hemano Witness lee.

 

 

{
}
{
}

Comentarios Invocar el nombre del Señor.

JESUS ES SEÑOR............SALUDOS A LOS SANTOS LA BENDICION ESTE CON TODOS VOSOTROS LA PAZ EN BUESTROS CORAZONES..........RO.10:9_13 Y UN ESPIRITU RECTO..................ALELUYA...

CARLOS ROJAS CARLOS ROJAS 05/12/2008 a las 02:07

JESUS ES SEÑOR............SALUDOS A LOS SANTOS LA BENDICION ESTE CON TODOS VOSOTROS LA PAZ EN BUESTROS CORAZONES..........RO.10:9_13 Y UN ESPIRITU RECTO  PARA CONFESAR CON NUESTRA BOCA QUE JESUS ES SEÑOR Y ASI PODER DISFRUTAR DE SUS RIQUEZAS..................ALELUYA...

CARLOS ROJAS CARLOS ROJAS 05/12/2008 a las 02:09

Gracias a los que hayan ayudado de alguna forma a publicar este mensaje... me sirvio  mucho para preicar el dia de hoy al pueblo de Dios...


Que Dios colme de bediciones sus vidas,  la paz que sobrepasa todo entendimiento sea con ustedes.

Josue Vazquez Josue Vazquez 21/06/2009 a las 20:38

JESUS ES EL SEÑOR SALUDOS A TODOS LOS SANTOS ALELUYA POR EL INVOCAR YA QUE POR MEDIO DE EL SOMOS SALVOS

adriana vera adriana vera 13/09/2009 a las 20:19

Oh señor Jesus
Invocando recibimos la vida divina del señor ( inhalamos  su viday exalamos el hombre viejo).


Saludos a todo los santo. Gracia y paz.
amen aleluya
04161258115 Venezuela . El tocuyo Edo. Lara

Maria Sequera Maria Sequera 11/10/2009 a las 22:55

Cuando dice invoca el nombre del Señor o canten el nombre del Señor como mantra cual es exactamente el nombre que se utiliza o el mantra?


Gracias

Cristina Cristina 07/11/2009 a las 13:14

Estoy de acuedo con invoocar el Npombre del Señor ..pero no se dbe hacer con al frmula OH SEÑOR JESUS¡ eso es ser muy exclusivo en llamar al Señor..uno mir e com lo puede llamr e invocquelo de veras

Samuel Samuel 10/11/2009 a las 23:39

INTRERESANTE. ESTO TE LLEVA A VER LA IGLESIA, COMO EL CUERPO EN CADA LOCALIDAD

david david 05/01/2010 a las 21:19

La invocación no es una letanía ni un ritual mantrico...es una expresión sincera y espontanea  salida de la intima comunión entre el Espíritu de Dios y el espíritu del hombre...Oh Dios es todo y en todos (1 Corintios 15:28). Invocar es reconocer con mis labios las virtudes del Dios que vive dentro de nuestros corazones espirituales. Les invito no a un ritual cultico sino a una expresión espontanea de victoria, de paz y de libertad.

INVOCAR AL SEÑOR ES LO MAS MARAVILLOSO QUE UNO PUEDE EXPERIMENTAR, INVOCANDO PUEDO SENTIR QUE EL ES MI AMIGO MI PROTECTOR MI CONFIANZA MI TODO. AL INVOCARLO DESDE Q ME DESPIERTO SIENTO QUE ES MI RESPIRAR,YEN EL TRANSCURSO DEL DIA AL INVOCARLO ES MI SALVACION.

INVOCAR  EL  NOMBRE  DEL  SEÑOR JESUS,   ES LLAMARME, RESPIRARLE,   ES  CONCECTARNOS, POR  MEDIO  DEL  ESPIRITU, PARA  EMPEZAR LA  COMUNICÓN CON LA  BENDITA  TRINIDAD.

ROBERTO MOREANO
robertomoreano@hjotmail.com

PUEDEN ESCRIBIR LOS HERMANOS  Y HERMANAS A MI  E MAIL.

ROBERTO MOREASNO ROBERTO MOREASNO 01/04/2010 a las 19:43

OH¡¡¡SEÑOR JESUS GRACIAS POR ESAT_ PRACTICA Y POR EL PODER QUE HAY EN THU NOMBRE AMEN....

Marco Antonio Marco Antonio 01/07/2010 a las 22:22

hola esto es muy bueno
en lo particular 
yo pienso que dios es bueno,y que a veces elegimos  un mal camino
y no sabemos que el nos quiere y nos ama ,hay que tener mucha fe en el
y en que nos perdonara ,y que  aquellos que no creen que dios los ilumine
para que puedan creer y sepan lo que el nos ha dado que es la vida,el nos da elegir nuestro camino  del bien o el otro ,oh señor  bendice a cada ser  humano de este mundo.

daniel daniel 07/07/2010 a las 05:46

Jesús es el Señor, todo el que invocare el nombre del Señor será salvo...   

Ana Benitez Ana Benitez 23/07/2010 a las 22:53

Jesus es el señor hermanos que bueno es saber que muchas parte del mundo hay hermanos que invocan al señor . Jesus precioso nombre no hay otro igual

SULLY SULLY 23/07/2010 a las 23:10

tenemos la necesidad imperiosa de invocarle,pues somos su pueblo

i.piulats i.piulats 26/07/2010 a las 05:21

gracias por el invocar ya q por ello yo le digo al senor que dependo de el y de nadie mas

hno richard hno richard 20/09/2010 a las 01:35
Gracias!! Muy bueno. Creo que el invocar el nombre del Señor, trae el reino espiritual al natural. Dios se manifiesta, por los suyos.
Nancy Nancy 07/12/2013 a las 00:37
JESÚS ES EL SEÑOR!!! Qué revelación!!! Saludos a todos
Estanislao Riveros Estanislao Riveros 24/02/2014 a las 18:52

Deja tu comentario Invocar el nombre del Señor.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre