Avisar de contenido inadecuado

La eterna Salvación y el castigo dispensacional.

{
}

LA  SEGUNDA  VENIDA  DE  CRISTO

 

LA ETERNA SALVACIÓN Y EL CASTIGO DISPENSACIONAL

 

 El Señor ya viene, los acontecimientos mundiales, rumores de guerra, acciones guerra en la región del Caucazo, el problema del petróleo y la instancia de un nuevo gobierno unido mundial, son señales que nuestro Señor  Jesús regresa a tomar las riendas de este mundo. Es por esto que hablaremos de la palabra en el contexto de la posición de Dios, que sus palabras no son cambiantes, sino siguen una línea que enmarca su carácter que su palabra es una sola, amén.

Hoy tomaremos una pregunta que muchos creyentes hijos de Dios no tienen muy claro; ¿Se pierde la Salvación? Antes de seguir, necesitamos dejar claro algunos puntos. Hay, en el cristianismo de hoy, dos principales escuelas de teológicas en relación a la salvación. La primera dice que salvación es eterna. Una vez salvos, somos salvos para siempre, no importa lo que hagamos, jamás la perderemos. La segunda, conocida como teología Arminiana, enseña que una persona puede recibir la salvación y más tarde perderla.

 

La Biblia claramente revela que la salvación de Dios es eterna y que una persona que la recibe jamás la perderá. Las palabras de la Biblia nos dan seguridad y garantía de la salvación. Si no tuviésemos tal firmeza, nuestra vida cristiana sería tremendamente inestable y oscilante. Pero esto no significa que, una vez teniendo tal garantía, no tendremos problemas si actuamos de cualquier manera después de nuestra salvación.

 

Aunque no se pierdan, los creyentes podrán sufrir algún tipo de castigo dispensacional por sus fallas. Todos los pasajes bíblicos usados para la interpretación errónea de que perdemos la salvación se refieren, en verdad, al castigo dispensacional. Dios es justo. Él no puede dar el mismo tratamiento a dos personas que recibieron la salvación, siendo que una de ellas vivió para sí misma, en pecados, amando al mundo, sin importarse con los intereses de Dios, mientras que la otra vivió para El Señor que murió y resucitó por ella, siendo totalmente consagrada para vivir por los intereses de Dios, cumpliendo su propósito.

 

La parábola de las bodas.

Podemos usar como ilustración la parábola en Mateo 22:1-14: Él Señor Jesús vino establecer el reino de los cielos y, en esta parábola el rey es Dios y el Hijo es Cristo. Esta parábola indica que el reino es un asunto muy serio.

El Nuevo Testamento es comparado a una fiesta de casamiento, cuyo enfoque es el disfrute bajo la gracia. El rey envió a sus siervos, el primer grupo de apóstoles del Nuevo Testamento, a llamar a los invitados para las bodas; pero estos no quisieron venir. Más tarde envió a otros siervos, diciendo: “He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas” (v 4). Los bueyes se refieren a Cristo que fue muerto, a fin de que el pueblo elegido por Dios pueda disfrutarlo como fiesta. A pesar de todo está listo, las personas se rehusaron a ir e incluso maltrataron a los siervos que fueron a invitarlos. “Al oírlo el rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad” (v 7). Estas palabras proféticas fueron cumplidas en el año 70 D.C., cuando el ejército romano, bajo el comando de Tito, destruyó la ciudad de Jerusalén. Dios envió el ejército romano como Sus tropas para cumplir Su propósito de destruir Jerusalén. Tito fue bastante cruel, derribó el templo y quemó la ciudad.

 

Después Dios se volvió de los judíos hacia los gentiles. Por causa del rechazo de los judíos, el evangelio vino a los gentiles (Hch. 13:46; Ro 11:11). A lo largo de los siglos, la predicación del evangelio ha tenido un gran éxito en el mundo gentil. Al final la sala del banquete estaba llena de invitados. “Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda” (v 11). El hombre que estaba en la mesa sin el vestido de bodas, ciertamente es salvo. Todos los que reaccionaron al llamado de Dios son salvos. El Señor Jesús dijo que muchos son los llamados (v 14). Pablo muestra claramente en Efesios 4:1 que nosotros, los salvos, fuimos llamados. Aquí está revelado algo importante: una persona puede ser llamada y salva, pero aún puede faltarle el vestido de boda.

 

Este vestido tipifica nuestra calificación para participar de las bodas. En Apocalipsis 19 habla de los vestidos de lino fino en las bodas del Cordero. El lino fino son las acciones justas de los santos (v 7-8). Todos nosotros cuando fuimos salvos, recibimos el primer vestido Cristo como nuestra justicia,  para ser justificados delante de Dios (Fil 3:9); 1 Co 1:30; Ro 3:26). Este vestido está simbolizado por las vestiduras de pieles que Dios preparó para Adán y Eva cuando pecaron (Gn 3:21). Pero para que podamos participar de las bodas, necesitamos el segundo vestido. Esta es la justicia de los santos que engrandecieron a Cristo en sus cuerpos y, mientras estuvieron en la tierra, su vivir fue el propio Cristo (Fil 11:20-21).

 

Muchos fueron llamados para la salvación, pero pocos fueron escogidos para el gozo del reino de los cielos en su manifestación, el cual es solamente para los vencedores. En Mateo 5:20 dice: “si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos”. Esta justicia sobrepujante es el vestido de lino fino, es el vestido de bodas del Cordero en la era venidera, en la manifestación del reino de los cielos. Otra ilustración que ayuda mucho para nuestra comprensión es la de la hija del rey descrita en el Salmo 45:13-14. Para que sea calificada a entrar en el palacio, ella necesita de un vestido de brocado de oro. Es decir, todos nosotros que fuimos salvos, obtuvimos la vestidura de Cristo como nuestra justicia; esta nos califica a estar en el palacio. Pero, cuando es conducida a la presencia del rey, ella necesita del segundo vestido: ropas bordadas.

 

Nosotros somos responsables de “bordar” nuestro segundo vestido con “hechos de justicia”, para que podamos ser conducidos a la presencia de nuestro Rey en aquel día. Por eso, día tras día, necesitamos vivir por Cristo; en las mínimas cosas de nuestra vida diaria Cristo debe ser vivido y engrandecido. Aunque nuestra salvación no tenga problemas, pues usted fue llamado y justificado, ¿Cómo será su situación delante del trono del juicio de Cristo? ¿Estará calificado para las bodas, para el gozo de los mil años? Todos los santos harán parte de la nueva Jerusalén, disfrutarán el gozo eterno, pero, antes de esto, aún estará el milenio. No debemos ser negligentes en el asunto del castigo dispensacional.

 

 

 

Tinieblas de afuera

“Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mt 22:13). Ser echados en las tinieblas de afuera, no es sufrir perdición eterna, sino que es ser castigado dispensacionalmente por no haber vivido una vida vencedora a través de Cristo y para Cristo, la cual califica para participar del gozo del reino en el milenio. Este asunto será más claro y completo en los próximos mensajes. Nuestra intención es alertar a los cristianos para que no sean descuidados y negligentes en su vivir diario, por el contrario, al oír tales palabras, pueden ser alentados a ser vencedores. Los vencedores recibirán recompensa, participarán de las bodas del Cordero y reinarán con Cristo por mil años, amén.

 

 

INVITAMOS A TODOS LOS HIJOS DE DIOS ESCUCHAR LA PALABRA QUE TANTO NECESITAMOS YA QUE EN ELLA HAY ESPIRITU Y VIDA (JUAN 6:63) EN UNA RADIO ON LINE: www.radio920.com

UNA PALABRA DIFERENTE LLENA DE CONTENIDO Y REALIDAD, LE INVITO QUE PUEDA ESCUCHAR ESTA RADIO  HORA DE CHILE TODOS LOS DOMINGOS DESDE LAS 11:30 DE LA MAÑANA HASTA LAS 13:00 HORAS DEL MEDIO DÍA. NECESITAMOS DE LA PALABRA YA QUE ELLA ES UNA ESPADA DE DOBLE FILO QUE SEPARA EL ALMA DEL ESPIRITU, LA LUZ DE LAS TINIEBLAS, LAS COSAS CELESTIALES DE LAS COSAS TERRENALES, AMÉN.

 

INVITAMOS A TODOS LOS HIJOS DE DIOS ESCUCHAR LA PALABRA QUE TANTO NECESITAMOS YA QUE EN ELLA HAY ESPIRITU Y VIDA (JUAN 6:63) EN UNA RADIO ON LINE: www.radio920.com

UNA PALABRA DIFERENTE LLENA DE CONTENIDO Y REALIDAD, LE INVITO QUE PUEDA ESCUCHAR ESTA RADIO  HORA DE CHILE TODOS LOS DOMINGOS DESDE LAS 11:30 DE LA MAÑANA HASTA LAS 13:00 HORAS DEL MEDIO DÍA. NECESITAMOS DE LA PALABRA YA QUE ELLA ES UNA ESPADA DE DOBLE FILO QUE SEPARA EL ALMA DEL ESPIRITU, LA LUZ DE LAS TINIEBLAS, LAS COSAS CELESTIALES DE LAS COSAS TERRENALES, AMÉN.

{
}
{
}

Deja tu comentario La eterna Salvación y el castigo dispensacional.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre